Plan de acciones Covid-19 Ver más

diciembre 8, 2021

En la enfermedad renal, la filtración de algunas sustancias se ve afectada, razón por la que el consumo de medicamentos es un punto importante a considerar.

Debido a la alteración presente en los sistemas de absorción y secreción de los riñones, muchos de los componentes activos o elementos de algunas medicinas pueden quedar retenidos en este órgano, ocasionando severos daños a las células que lo componen, lo que puede aumentar el daño renal y poner en riesgo la vida del paciente.

La actividad terapéutica o tóxica que puede tener un fármaco, depende de la dosis y la pauta de su administración, así como de la susceptibilidad que el riñón tenga a este.

El riesgo renal debe tenerse en cuenta cuando se administren medicamentos tóxicos como antibióticos (penicilinas y cefalosporinas), anti inflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, ketorolaco, indometacina, etc) o inhibidores de la bomba de protones (omeprazol), antivirales o antidepresivos.

En estos casos, es importante consultar a un médico especialista, no automedicarse y tener en cuenta algunas consideraciones como las siguientes:

• Mantener una ingesta de líquidos adecuada a fin de mantener la filtración glomerular (consulta a tu médico si existe restricción de líquidos).

• Evitar el uso de combinaciones de fármacos nefrotóxicos.

¿Qué te pareció esta información? Comenta, comparte y deja tu ❤


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.