fbpx

julio 29, 2020

Los pacientes con enfermedad renal tienden a convertirse en personas sedentarias y dejan de realizar ejercicio ya sea por razones de fatiga, pérdida de apetito, peso, hinchazón, dolor de articulaciones o cuestiones psicológicas.

Algunos de los BENEFICIOS que se obtienen al implementar rutinas y hábitos de actividad física y/o deporte en su día a día:

  • Disfrutar más de la vida.
  • Mejorar la presión arterial y el metabolismo.
  • Ayudar a mantener un peso ideal.
  • Dar más energía.
  • Reducir el estrés.
  • Ayudar a permanecer más independiente.

¡ CUIDADO ! La actividad física no debe confundirse con el ejercicio exigido.

Su médico puede orientarlo acerca de ACTIVIDADES que ayuden a mantener una mejor calidad de vida, por el momento le damos algunos tips que puede llevar a cabo:

  • Clases de yoga Caminar 30 – 40 min.
  • Ejercicio de equilibrio (ayuda a prevenir caídas).
  • Mantenga posiciones de pie fijas durante 5 a 25 segundos.

“La clave es encontrar algo que usted disfrute”.

Las caminatas regulares u otros deportes, también pueden convertirse en parte de su rutina diaria. Solo asegúrese de consultar con su médico antes de empezar una actividad nueva.

*Recuerda compartir este articulo con amigos o familiares y darle


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *