junio 28, 2021

Es muy importante llevar un control de los líquidos cuando se vive con enfermedad renal, ya que según el grado de insuficiencia renal, la acumulación puede tener graves efectos.

Los pacientes en prediálisis deberán adecuar la cantidad de líquido que ingieren a su estado de hidratación y diuresis.

En el caso de los pacientes en hemodiálisis o diálisis peritoneal es el nefrólogo quién determinará la cantidad de líquido que puede ingerir teniendo en cuenta la función renal residual y la prescripción de diálisis.

Evita consumir bebidas azucaradas, jugos y refrescos ya que estos pueden contener altos niveles de potasio, y en caso de ser diabético pueden aumentar tus niveles de glucosa.

También es bueno aprender a diferenciar adecuadamente la sensación de sed, porque permite elegir cuándo beber.

Normalmente se atribuye el hecho de beber al de tener sed, sin embargo en muchas ocasiones lo hacemos porque nos lleva a ello actos sociales, encuentros con amigos, etc), o la propia facilidad para beber en cualquier momento del día.

Estrategias para ingerir menos líquidos:

  • No beber directamente del grifo.
  • Beber siempre en vaso.
  • Elegir un vaso pequeño.
  • Servirse en un vaso y retirar la jarra o la botella.
  • Si bebemos de una botella escoger una pequeña y no rellenarla.
  • No abusar del hielo, ni de las bebidas muy frías.
  • Beber pausadamente.
  • Sustituir algunas bebidas por otros alimentos. Ejemplo, en lugar de un café a media mañana una manzana.

Consulta a tu médico nefrólogo para que te oriente sobre cuales son las cantidades ideales de líquido para tu condición en particular.

Comparte, comenta y deja tu ❤


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.