octubre 29, 2020

El Síndrome de Burnout se caracteriza por un progresivo agotamiento físico y mental, una falta de motivación absoluta por las tareas realizadas, y en especial, por importantes cambios de comportamiento en quienes lo padecen.

El síndrome de burnout se caracteriza por:

  1. Agotamiento emocional, fatiga y depresión.
  2. Relación de los síntomas con la actividad laboral.
  3. Predominancia de estos síntomas en los ámbitos mentales y conductuales sobre el cansancio físico.
  4. Aparición de los síntomas en personas normales sin antecedentes “psicopatológicos”.
  5. Ineficiencia y pobre desempeño en el trabajo.

Este síndrome normalmente suele darse con mayor frecuencia en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención a terceros, como docentes, personal sanitario o personas que trabajan en atención al cliente y puede llegar a ser motivo de baja laboral.

Sin embargo, recientemente y debido al confinamiento, se ha vuelto más común el trabajo en casa o “home office” lo que ha representando un mayor desgaste profesional y exceso de estrés para la mayoría de las personas, que aunado con la incertidumbre y confusión propios del confinamiento repentino, puede ocasionar daños importantes en la salud física y mental de quienes lo padecen.

La migración súbita al home office nos obligó a adaptar la sala, la recámara, y otros espacios del hogar como áreas de trabajo, que además, compartimos con nuestra pareja, hijos, familia o “roomies”, lo que puede volver la convivencia complicada y generar más ansiedad.

Ante la facilidad para permanecer conectados la mayor parte del día, y la imposibilidad de salir y justificar la ausencia, las jornadas de trabajo están volviéndose “interminables”, provocando que los trabajadores se sientan saturados y experimenten síntomas de agotamiento y malestar general.

¿Qué podemos hacer?

Es esencial de llevar una buena organización y apegarse a los horarios de trabajo establecidos (Háblalo con tus empleadores), es importante evitar la sobreexposición a las noticias, elegir fuentes confiables de información, y buscar ayuda profesional en caso de requerir asesoría para balancear nuestras actividades, o para mejorar la salud propia y de quienes nos rodean.

En conclusión:

Debemos buscar el equilibrio.

Tratamiento:

  1. Utilizar técnicas de relajación
  2. Masajes musculares
  3. Realizar actividad física
  4. Realizar actividades de esparcimiento como juegos y pasatiempos.
  5. Buscar ayuda de un profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.