fbpx

junio 30, 2020

Si tienes diabetes y no la controlas adecuadamente, tus niveles elevados de glucosa en sangre pueden dañar los nervios y vasos sanguíneos, ocasionando que, si te lesionas de alguna forma el pie, no lo sientas y no cicatrice adecuadamente.

Lo esencial es mantener la glucosa en sangre en niveles óptimos (<100 mg/dL en ayunas y <140 mg/dL después de comer) y, además:

• Revisar y lavar tus pies a diario.

• Mantener tu piel humectada.

• Acudir con un podólogo para que te corten la uñas y limen las callosidades.

• Utilizar calcetines o medias especiales y sin costuras internas.

• Calzar zapatos suaves.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.